Hostilidad en el aire

EL UNIVERSAL

Green Bay.-  El 25 de septiembre de 1960, los Bears de Chicago , entrenados por el legendario George Halas, se impusieron por 17-14 a los Packers de Green Bay de Vince Lombardi. En ese punto de la historia, la rivalidad entre ambas franquicias era dominada por los Bears 50-26-6.
Con los Packers barriendo los juegos del año pasado, la serie está empatada 94-94-6. Este jueves por la noche, el equipo de Green Bay podría tomar el liderazgo de la serie, por primera vez desde 1932.
Este juego marca el 195 encuentro (incluyendo postemporada) entre los equipos, la mayor cantidad en la historia de la NFL.
Este es la primera vez que los equipos se encontrarán inmediatamente después de que ambos hayan conseguido una victoria en tiempos extras.
“Eso es importante para nuestra base de fans”, dijo el entrenador de los Packers, Mike McCarthy. “Es importante para su tradición y la historia de la NFL, siendo la rivalidad más larga. Y estos son factores que a los fanáticos les interesa mantener vivos. Eso nosotros no lo pasamos por alto”, añadió el head coach de Packers.
Antes con Brett Favre, y ahora Aaron Rodgers como quarterback, los Packers han dominado la rivalidad recientemente. Incluido el juego del campeonato de la Conferencia Nacional de 2010, que terminó 15-4 para Green Bay.
Proteger a Rodgers será el mayor desafío para los Packers, que vienen de una remontada en tiempo extra contra Cincinnati. El tackle izquierdo David Bakhtiari se perdió los dos últimos partidos por una lesión en el tendón de la corva. El tackle derecho Bryan Bulaga, quien perdió los dos primeros partidos por un tobillo lesionado, hizo su debut en la temporada el domingo, pero agravó la lesión.
Los Bears sorprendieron a los Steelers de Pittsburgh en tiempos extras y contarán con el regreso de su cornerback Prince Amukamara.
Chicago mantuvo al quarterback de Pittsburgh, Ben Roethlisberger, con 56.4 por ciento de precisión. Antonio Brown capturó 10 pases, pero el resto de los receptores sumaron cuatro.
La posibilidad de un triunfo de los Bears radica en cuánto puedan frenar a Rodgers.

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*