Tigres, en vías de recuperación

EL UNIVERSAL

Ciudad de México.- Los Tigers destruyeron su base a la mitad de la temporada pasada. Las bajas de Justin Verlander y Justin Wilson, en el montículo, y de los jardineros J.D. Martinez y Justin Upton —en julio— marcaron el inicio de una nueva etapa, que no pinta bien en el futuro.
Detroit terminó 2017 con 98 derrotas, en el hoyo de la Liga Americana, y este año no será mejor. Tampoco sería sorpresa que la novena mande a Miguel Cabrera a otro equipo durante la campaña, ya que si su objetivo es reorganizar todo el sistema, no podrá administrar el jugoso contrato del venezolano.
El primera base firmó un acuerdo de 248 millones de dólares por ocho años, de los cuales nada más lleva dos. Para este 2018, Detroit está obligado a desembolsar 30 mdd para el líder de la novena.
Los Tigers ya ofrecieron al sudamericano al mercado. Le preguntaron a diversas organizaciones si el veterano y campeón de la Serie Mundial de 2003 (con los Marlins) era de su interés. Sin embargo, nadie quiere pagarle a Cabrera los cheques que debe recibir hasta 2024.
Los números de Miguel, dos veces Jugados Más Valioso de la Liga Americana (2012 y 2013), quedaron a deber en la campaña pasada. El venezolano tuvo sus peores cifras desde que debutó en Grandes Ligas, en 2003. En 130 juegos, conectó 117 hits, 16 home runs y 60 carreras impulsadas; con un promedio al bat de .249.
Hay peloteros que ni en su mejor temporada llegan a esas cifras, pero con un salario de 30 millones de billetes verdes fijos por año, te hacen ver mal.
Si hay que defender a Cabrera porque el equipo no era el mismo de hace cinco años, se debe señalar que su responsabilidad es mayor que la de cualquier otro pelotero de la franquicia. El inicio del fin del 11 veces seleccionado al Juego de las Estrellas comenzó hace varios meses.
El montículo del Comerica Park no tendrá a Justin Verlander para el inicio de la temporada. Al menos, el diestro agradaba en los juegos de los Tigers durante la primera mitad de 2017.
Michael Fulmer tomará el puesto de pitcher estelar. Originario de Oklahoma y con apenas 25 años de edad, el lanzador es la primera ficha en la cercana reconstrucción de la novena. Fulmer afronta su tercera temporada como pelotero de Grandes Ligas y es una promesa para sacar victorias mientras se mantenga como abridor.
Ron Gardenhire fue contratado para ser el nuevo manager de Detroit. A sus 60 años de edad, enfrenta su año 14 como piloto de la MLB, primera con los Tigers. De los seis equipos que cambiaron de estratega durante el invierno, él fue el más longevo.

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*