Villanova muestra su fuerza

EL UNIVERSAL

San Antonio.- Ni un rival digno tuvo Villanova en la final del March Madness. Los Wildcats amarraron su segundo título del campeonato del basquetbol de la NCAA, con un contundente triunfo 79-62 sobre la Universidad de Michigan.
Con todas las sorpresas que se vivieron en estas últimas tres semanas, la única quinteta que se mantuvo firme en el camino para la gloria fue la dirigida por Jay Wright.
Una de las defensas más potentes en todo el certamen, la de Michigan, fue destrozada por el ataque de Villanova, que tuvo a un inspirado Donte DiVincenzo como una máquina de puntos en la final de la NCAA.
El colegial, de 21 años de edad, lideró el triunfo de su institución con 31 puntos y tres asistencias. Se unió a Glen Rice (1989) como los únicos jugadores con más de 30 puntos y cinco triples. DiVincenzo fue nombrado como el Jugador Más Destacado (MOP, por sus siglas en inglés) del partido.
La máquina de triple puntos continúo con su dominio. Después de anotar 18, en la semifinal frente a Kansas, Villanova encestó una decena más, para aumentar firmas en los libros de records. Mikal Bridges fue el mayor cómplice de DiVincenzo, con 19 unidades y cuatro rebotes.
Los de Michigan se apagaron después de los primeros diez minutos del cotejo. Dejaron que los Wildcats manejaran todo el cronómetro y el balón a su placer. Sin darse cuenta, como un pestañeo, permitieron 28 puntos y solamente anotaron nueve, antes de la chicharra del medio tiempo.
La sacudida de la mitad inicial fue mucho para digerir durante el descanso. La superioridad de Villanova fue mucho para ellos; no había forma de hacer, por lo mínimo, cosquillas. La última vez que los Wolverines ganaron el título de la NCAA fue en 1989. Para ellos, terminó otro Marca Madness con sabor muy amargo.

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*