Triunfan Castella y Adame en la Balderas

Adolfo Palomares

 

Ciudad Juárez.- Oro, seda, sangre y noche. Una noche oscura y sin luna que permitía que entre el humo de los puros y las luces de la plaza Alberto Balderas, las gradas se fueron colmando poco a poco para la segunda corrida de la temporada.

El hidrocálido, Joselito Adame; el francés, Sebastián Castella y el novillero capitalino Manuel Gaona lidiaban seis toros de la ganadería de Begoña con su divisa verde y oro de Don Alberto Bailleres González, la cual llegó con un promedio de 503 kilos.

La belleza en los tendidos se hizo presente, la corrida nocturna atrajo a muchos visitantes de la vecina ciudad, El Paso, Texas y Nuevo México, mientras que varias banderas francesas colgaban en las barreras de primera fila y que dejaban una buena entrada de tres cuartos de plaza.

En punto de las ocho de la noche sonaron los primeros compases del paso doble que anunciaba el inicio del festejo por parte del Juez de plaza, Jorge Sierra, la trompeta del mariachi sonaba con fuerza ante los aplausos de los presentes.

Castella a la izquierda, Gaona en el centro y Adame a la derecha, partieron plaza para pedir la autorización del juez de la Balderas. La peña taurina de los Amigos de Efrén Acosta, entregaron un reconocimiento por haber tomado la alternativa en esta plaza a Antonio García “El Chihuahua”, el cual fue entregado de propias manos por Efrén Acosta “El Loco”, mientras que la escuela taurina de Juárez, entregaron un reconocimiento a Joselito Adame por su disponibilidad al darles una clase de toreo.

Flaco, el número 67 de 505 kilos, un Negro Liston Bragado Tocado para el novel matador Manuel Gaona, ataviado en un traje azul rey y oro que brillaba ante las luces del ruedo.

Con algunas verónicas fue jalando al astado hasta los terrenos donde el joven se sentía cómodo, para ahí, arrancarle una serie de capotazos en el centro del ruedo. En el tercio de varas, dos puyazos, uno muy de lado y ante una segunda embestida de “Flaco” el picador asesto un puyazo centrado, dejando muy tocado al astado.

Gaona le sacó unos cuantos pases más antes de permitir las banderillas, en el primer par, en todo lo alto, el subalterno no pudo dejar ambas en el lomo de “Flaco”, mientras que para el segundo y tercer par, fueron bien colocadas al burel. Sebastián Castella le otorgó la alternativa entregándole los trastos de matador, mientras atestiguaba Joselito Adame el surgimiento de un nuevo matador de toros.

Con una buena tanda de derechazos jaló al astado hasta el centro del ruedo para rematar con un natural que arrancó los aplausos del respetable, Gaona pidió música para animar su faena ante un toro muy parado que se negaba a embestir, por lo que tuvo que arrimarse cada vez más al astado, pero cuando lograba la embestida, ejecutó pases de calidad. Tras una serie de muletazos, acomodo a “Flaco” cerca de las tablas, pero desafortunadamente pinchó en su primera oportunidad para matar, tras acomodar de nuevo al astado, ejecutó a volapié la estocada, un poco caída y delantera pero suficiente para que doblara el primero de la noche, saliendo solo con aplausos y sin trofeos.

Perseverante, el segundo de la noche, número 86 de 505 kilos, un Negro Bragado Delantero, para Sebastián Castella, el cual lucía un traje en azul marino y oro y que en sus primeros pases con el capote arrancó los aplausos del respetable, un toro muy brincón que dificultaba la labor del matador para jalarlo a los medios.

En el tercio de varas, “Perseverante” recibió un buen puyazo, centrado y de inmediato Castella pidió el cambio de tercio para evitar mayor castigo. Mientras, sus subalternos dejaban dos excelentes pares de banderillas en todo lo alto, mientras Gaona agradecía su apadrinamiento entregándole de regreso los trastos para la lidia.

Castella se plantó en el primer tercio y sin moverse le daba una tanda de derechazos a dos manos que emocionaba al público presente, poco a poco fue jalando al astado hasta los medios, para arrancarle un molinete y una tanda de derechazos en el centro de la Balderas.

Tanda de naturales y Castella se arrimaba al burel para seguirle sacando pases ante la algarabía del público, rematando con un pase de pecho en medio de una carretada de aplausos.

Un péndulo que llevaba al toro por donde Castella quería, mostrando el dominio de la muleta, para rematar con la mano en la cabeza del toro, dejando quieto a un “Perseverante” que se entregaba para la lidia y el lucimiento del francés, que ponía a la gente de pie.

Una estocada a volapié y tocando pelo, para que “Perseverante” doblara de inmediato y arrancara los gritos de torero, torero.

Jorge Sierra, el juez de plaza otorgó una oreja, pero ante la insistencia del público que inundó las gradas con pañuelos blancos, le dio el segundo trofeo a Castella.

Alejo, de número 124 y 510 kilos un Negro Listón Bragado Tocado era el tercero de la noche para Joselito Adame, vestido de un azul aguamarina y negro recibía al astado pegado a las tablas, para con varias verónicas jalarlo hasta los medios, arrancando los olés de la gente, “Alejo” se fue con fuerza sobre los de a caballo, derribando a ambos varilargueros que afortunadamente solo sufrieron el susto, a pesar de que uno de los caballos terminó encima de uno de los picadores al caer completamente de espalda.

Los subalternos entregaron dos buenos pares de banderillas mientras que el tercero, falló al momento de entregar, por lo que Adame solicitó el cambio de tercio. Adame tiró la montera por encima del hombro, pero esta cayó boca arriba, por lo que de inmediato procedió a voltearla por cuestión de suerte; “Alejo” seguía entero y Adame lo esperó pegado a las tablas, ejecutando dos derechazos, para después jalar a su enemigo a los medios entre los aplausos del público.

Al ritmo de “La Pelea de Gallos” Joselito Adame lucía en los medios con largos derechazos a pesar de que arreciaba el viento.

El nacido en Aguascalientes le arrancaba todos los pases posibles bajo el compás de “El Corrido de Chihuahua” ante un “Alejo” entregado que permitía el lucimiento de Joselito.

Ante los gritos del respetable que pedían indulto y un juez que no lo otorgaba, Joselito Adame se tiró a matar, logrando media estocada, pero suficiente para que doblara el burel, otorgándole dos orejas y el aplauso de la gente.

Siempre Fiel, el nombre del segundo de la noche para Castella, de número 106, con 485 kilos, un Cardeno Listón Bragado Zurdo, al cual le sacó pocos pases con el capote, de nuevo en el tercio de varas, el astado derribó al varilarguero tras la embestida en el puyazo, dejando lastimado al corcel al impactarlo contra las tablas.

Un muy mal par de banderillas, el primero al solo alcanzó a colocar una, tras salir por piernas buscando el burladero, mientras el segundo par fue mejor puesto, al colocar ambas en todo lo alto.

Castella arrojó la montera, cayendo boca abajo, ya con la suerte echada, el matador cogió los trastos para enfrentar al burel, el cual respondía ante cada muletazo del francés que valiente se arrimaba consiguiendo arrancar los olés de la tribuna.

Tanda de derechazos y rematando de pecho en otra faena que mantenía al público en el filo de su asiento. Tras cortar la música se dispuso a matar y tras cuadrar al toro colocó media estocada suficiente para que doblara y con eso llevarse una oreja más en la noche.

Para el segundo de la noche de Joselito Adame, salió “Corazón de Oro”, con el número 81 y 500 kilos, un Castaño Ojinegro Delantero que fue recibido pegado a las tablas por un Adame que estudiaba a su rival, mientras con una serie de verónicas lo jalaba hacia los medios, de nuevo en el tercio de varas y ante una fuerte arremetida del burel, el puyazo fue perfecto, lo que le valió el reconocimiento del respetable al picador.

Adame, ante el lucimiento de su rival en el toro anterior, se lució con una serie de gaoneras en los medios lo que hizo emocionar al público presente.

Un buen par de banderillas el primero y solo una en el segundo, hizo que Adame cambiara el tercio, para así, dedicarle el toro a su amigo Antonio García “El Chihuahua”.

Con la muleta y a porta gayola, Adame se arriesgó, lo que provocó una ligera cogida del toro, pero de inmediato se levantó para seguir con la faena.

“Corazón de Oro” se entregaba en cada pase, permitiendo al matador que arrancara los olés de las gradas y las carretadas de aplausos tras cada remate.

Una buena tanda de derechazos y el remate de pecho ponían al público de pie, que seguía con la emoción de lo realizado con el capote.

De nuevo ante la valentía de la faena, Adame estuvo a punto de ser cogido por su enemigo, quien solo alcanzó a golpear un poco del brazo del torero.

Adame buscó lucirse en cada uno de los tercios del ruedo, arrancando los aplausos y los olés de la gente, para poco a poco llevar a su enemigo a una zona cómoda para darle la estocada final.

Desafortunadamente estuvo caída y de lado, por lo que de inmediato sacaron la espada y en su segundo intento logró una estocada hasta la empuñadura, lo que le mereció una oreja por parte del juez de plaza.

Para el último de la noche, Manuel Gaona recibió a “Unidos Siempre” de número 280 con 480 kilos, un Cardeno Listón Bien Puesto, que salió lento, pero embistió ante el primer capotazo contra el burladero.

Gaona se quedó pegado a las tablas, y ahí comenzó la faena, con una serie de verónicas que fueron jalando al astado hacia los medios.

Muy poco lucido con el capote, pidió el ingreso de los picadores que colocaron un puyazo muy trasero, pero suficiente para despertar la bravura del animal.

Dos buenos pares de banderillas que permitieron el lucimiento de sus subalternos en la noche.

De nuevo, la montera le jugó una mala pasada a Gaona, que tuvo que regresar a voltearla, tras caer boca arriba.

Pegado a las tablas, comenzó una serie de derechazos y naturales, jalando a su enemigo a los medios.

Gaona buscó sacarle lo mejor a su enemigo, pero el toro estuvo demasiado parado, por lo que le fue difícil lucirse.

A pesar de todo, Gaona se entregó y se le arrimó al animal en busca de conectar con la grada, arrancándole algunos pases que permitían unos tímidos olés desde la tribuna.

Voluntarioso con la muleta, logró al ritmo del “Corrido de Chihuahua” algunos derechazos, aunque “Unidos Siempre” se mantuvo calmo en los medios, fue hasta que lo jaló a las tablas y logró las mejores embestidas de su enemigo, que arrancaron los aplausos del respetable.

Gaona recibía algunos consejos de “El Chihuahua” mientras pedía a los músicos que continuaran con los acordes de la canción del estado, la cual se silenció de inmediato ante la suerte máxima. A volapié, logró una estocada un poco delantera, pero hasta la empuñadura, suficiente para que doblara de inmediato su enemigo, lo que le otorgó una oreja como premio a su esfuerzo.

Tanto Adame como Castella, los triunfadores de la noche salieron en hombros del coso de la Ferrocarril y alternarán el domingo en Tijuana, mientras que Adame termina su temporada en América y viajará a Europa para torear el próximo 10 de Mayo en España.

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*