De la gloria a la miseria, deportistas que acabaron en bancarrota

EL UNIVERSAL

Ciudad de México.- Algunos atletas caen víctimas de sus propios egos y de sus decisiones financieras, o incluso por desafortunadas situaciones.

George Best
Irlandés, crack del ManU y de las fiestas, se le atribuye la frase: “En 1969 dejé las mujeres y el alcohol; fueron los peores 20 minutos de mi vida”. Sus atributos en el campo eran innegables, pero también lo era su amor a las fiestas.

Scottie Pippen
Ser una estrella con seis anillos de la NBA con los Chicago Bulls no lo libró de perder más de 120 millones de dólares en negocios de aviación, comida y construcción. Por suerte, Pippen logró militar en otros equipos que le ayudaron a recuperarse económicamente.

Mike Tyson
Siempre polémico y controversial. Imponente aún a la fecha que va por el mundo con la bandera de “buen tipo”, Mike Tyson no es alguien a quien te gustaría enfrentarte en una pelea de bar. El ex boxeador se declaró en bancarrota en 2003 después de tener que solventar un extravagante estilo de vida que incluía joyas y cocaína.

Marion Jones
Múltiple medallista olímpica que vio su carrera caer cuando el dopaje hizo de las suyas: devolver medallas, pagar multas y con una condena de cárcel, tuvo que vender la casa de su madre para tener algo de dinero.

Mané Garrincha
A los 49 años el considerado “mejor regateador de todos los tiempos” murió en la pobreza y la depresión. Mané Garrincha fumaba desde los diez años y era adicto al tabaco y al alcohol.

Como puedes ver, el deporte también tiene historias que no vale la pena repetir, ¿cuál crees que sea el desenlace de estos profesionales cuando se quedan sin nada?
¿Acaso la gloria deportiva les tiene preparada una segunda oportunidad?

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*