Low y Osorio, dos técnicos totalmente opuestos

AGENCIAS

Guadalajara.- México desafiará todo pronóstico contra Alemania el 17 de junio, pero si hay una razón contundente que explica el favoritismo hacia los europeos son las diferencias de proyecto, de lo cual los entrenadores son el mejor ejemplo.
El Estadio Luzhniki de Moscú tendrá en una banca a Joachim Löw, el estratega que inició su proceso con Die Maanschaaft en 2004 y que hace unos días renovó su contrato hasta Qatar 2022, de manera que tiene asegurado al menos una estadía de 18 años.
En la otra estará Juan Carlos Osorio, que debutará en un Mundial con solo tres años de experiencia en el Tri y la casi segura posibilidad de que lo deje tras Rusia 2018.
Los contrastes son de origen. Löw se convirtió en DT de su Selección después de ser asistente de Jürgen Klinsmann, con quien coincidió en la escuela de entrenadores. Pero fue el estilo futbolístico de Löw, veloz, de buen toque, ofensivo y menos brusco, el que convenció a Klinsmann.
Tras terceros en Alemania 2006 y la Copa Confederaciones del año previo, Alemania se quedó solo con Löw, quien impulsó el cambio generacional y se apoyó en los entrenadores de clubes locales.
Así, fue subcampeón de la Euro 2008, tercer lugar en Sudáfrica 2010, semifinalista en la Euro 2012 y finalmente campeón en Brasil 2014, así como en la Confederaciones 2017.
Este último título comprobó la eficacia de la planeación a largo plazo, pues Alemania lo consiguió sin muchas de sus máximas figuras, sino con un plantel al que quiso foguear.

EL APOYO TECNOLÓGICO, EL EJEMPLO SAP
Alemania no es el único en utilizar el “Big Data” pero sí es pionero. La solidez de su proyecto en gran parte lo debe a su incursión tecnológica, con el establecimiento de estrategias en varias de sus categorías, no solo para el primer equipo.
Desde 2014, los germanos presumieron una alianza con la empresa SAP para analizar los datos que producen los programas sobre rendimiento de jugadores, que a partir de cámaras o chips miden velocidades, distancias recorridas o posicionamiento.
Pero Alemania lo hizo con sentido. Según un estudio a partir de esos miles de datos, llegaron a la conclusión de que para maximizar la velocidad, rasgo esencial del futbol germano, sus futbolistas debían reducir el promedio de posesión de balón, de 3.4 a 1.1 segundos.
En el Tricolor también utilizan plataformas tecnológicas desde hace varios años, pero no existe un estilo de juego homogéneo ni continuidad desde categorías inferiores, al grado de que los máximos ganadores de títulos en divisiones menores, Raúl Gutiérrez y Jesús Ramírez, hoy no dirigen ni siquiera en algún club.
Es así como Alemania, que además tiene firmado a Oliver Bierhoff como director deportivo hasta 2024, no solo cuenta con un plantel perfilado para el futuro sino con un presente que aprovecha el pasado.
Al final de Rusia 2018, México iniciará una nueva etapa desde la cabeza, con la llegada de Yon de Luisa a la presidencia de la Femexfut, seguramente con la tarea de buscar quien reemplace a Osorio, el técnico que llegó sin haber sido siquiera en su momento una primera opción, pues antes estuvieron Marcelo Bielsa y Ricardo Ferretti.

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*