Chivas se quedaría sin pastor

EL UNIVERSAL

Guadalajara.- La orden viene de la cúpula rojiblanca y parece tiene medidos los riesgos que se corren. Cuando Francisco Gabriel de Anda aceptó ser el director deportivo del Guadalajara, sabía que venía una “consolidación financiera” que traería un sinfín de problemas a sortear para poder caminar, sobre todo, con Matías Almeyda al frente del proyecto deportivo.
La determinación de no hacer negocios con promotores para contratar refuerzos y que tampoco se inviertan cantidades millonarias en dólares, le hace más pequeño el mercado, tan limitado que ya tenía el Rebaño.
De Anda enfrenta de manera inmediata tres problemas: el primero, que parece misión imposible: contratar refuerzos buenos, de experiencia y que no estén caros; segundo: que Almeyda quede conforme con lo que le den para pelear por tres torneos (Liga MX, Copa y Mundial de Clubes); tercero: aguantar las críticas cuando se confirme la venta de Rodolfo Pizarro al Monterrey o Europa.

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*